EL AGUA ES UN DERECHO

SÉ UN DEFENSOR!

AQUÍ
agua es derecho

¡Sí! El agua que sale del caño es muy importante. ¿Quién más que tú lo sabe? Con ella nos lavamos, cocinamos o nos damos un chapuzón. Se llama “agua potable” porque recibe un tratamiento para eliminar sustancias que pueden enfermarnos: como gérmenes patógenos y metales pesados.

Por eso, acceder a agua de calidad y en suficiente cantidad es un derecho que los gobiernos deben garantizar [1]. ¿Tú crees que se cumple?

Pues no, hoy en día 2 de cada 3 peruanos no tiene un acceso adecuado al agua [2]. En tiempos de tantos avances y en que se dice que nuestro país está desarrollándose, sucede esto. Muchas personas no pueden lavarse porque el camión cisterna no pasó por su avenida o tiene que caminar varios kilómetros para llenar sus baldes de agua.

Y encima la gente que no tiene agua en sus casas, ¡paga más! Las familias que reciben agua a través de cisternas tienen que pagar 7 veces más que aquellas que tienen agua potable en sus casas. Mientras se paga 1.60 nuevos soles por cada metro cúbico de agua potable, se pagan 11 nuevos soles por cada metro cúbico de agua de los camiones cisterna.[3]

¡Sin agua!

  • En Lima, por ejemplo, un 20% de habitantes no cuentan con acceso adecuado a agua y desagüe.
  • En Cajamarca, más del 30%.
  • En Loreto, el 60% de personas carecen de acceso a servicios de agua y desagüe.
  • El número de habitantes sin acceso al líquido elemento sobrepasa el 50% con más de 600 mil personas sin acceso a servicios de agua.[4] 

 El agua como negocio: La privatización

En nuestro país, el servicio del agua es a través de empresas públicas, las llamadas EPSs (empresas prestadoras del servicio de agua y saneamiento que están a cargo de las municipalidades). Solo en Tumbes, una empresa privada viene brindando el servicio desde hace 7 años (ATUSA).

Algunos creen que la solución a los problemas del agua es privatizarla, que así sería más eficiente. Creemos que no. Te explicamos porque: 

  • Como en cualquier empresa, ofrecer un servicio no solo pasa por cubrir los costos de funcionamiento y el pago a los trabajadores, sino además la ganancia para el/los dueños. Eso significa que para brindar el servicio de agua potable se tendría que pagar lo suficiente como para ser un negocio rentable para sus dueños.

¿Y, si la gente no puede pagarlo? ¿No que era un derecho básico?

Recuerda que llamamos privatización cuando un servicio público –es decir– proporcionado por el Estado pasa a ser un servicio privado. Un servicio estatal tiene como objetivo: garantizar un derecho básico (como el agua).

 No siempre privatizar es igual a eficiente Hay muchos ejemplos que demuestran lo contrario:

  • El año pasado, en Tumbes, La empresa privada del Agua (ATUSA) fue considerada por la SUNASS como la segunda peor empresa del sector por incumplir 9 de las 10 metas establecidas en el contrato de concesión.[5]
  • En París y Buenos Aires, privatizaron el agua. ¡El precio subió, pero la cantidad de gente con acceso bajó! Por eso volvieron a un Sistema estatal. Mira.
  • Uruguay tiene casi el 100% de agua y saneamiento cubierto siendo una empresa Estatal.
  • En cambio, en Chile –donde sí está privatizada el agua- se paga las tarifas más altas de América por m3 de agua. Va desde S/. 2.80 en Santiago hasta S/. 6.66 en Antofagasta. En Lima, se paga S/. 1.50 por m3.

 

Entonces ¿en el Perú el agua está en amenaza de estar privatizada?

La privatización del agua está en proceso mediante la Ley 30045. ¡Detengamos la privatización del agua!

  • Esta Ley promueve las Asociaciones Publico Privadas (APP), que como sabemos constituyen una modalidad de privatización sobre la base de los recursos y subsidios que les otorgue el gobierno.
  • Dice que desde Lima, sin tener en cuesta la gestión local, el Ministerio de Vivienda dirigirá el  Organismo Técnico de Administración de Servicios de Saneamiento (OTASS) y nombrará a los directorios y gerentes de todas las empresas.
  • Aumentan las tarifas. La inversión que deben aportar las EPS (durante 05 años) y la recuperación de las inversiones privadas, sólo podrán ser financiadas con el incremento de las tarifas; las APP deben tener garantizadas sus ganancias.
  • Promueve que se abran procesos para justificar despidos masivos, creyendo que esta es la única forma de ser “más eficiente”.
  • No tiene ningún mecanismo que permita consultar a la población n a los trabajadores del agua.

 

Hay gente defendiendo la gestión estatal y eficiente del agua

Es así que la Federación de Trabajadores de Agua Potable y Alcantarillado del Perú (FENTAP) viene realizando distintas propuestas sobre cómo mejorar las instituciones sin la necesidad de privatizarlas. Ellos buscan darse a conocer entre la población y otras instituciones y hasta promueven leyes que protejan las instituciones públicas que brindan el servicio de agua y saneamiento.[6] Mira qué nos dice Luis Isarra, Secretario de la FENTAP.

Por estos motivos, cuidar el agua no solo implica cerrar el caño sino también defender nuestro derecho a este servicio buscando alternativas justas de gestión. El acceso al agua y saneamiento es un derecho humano inalienable de acuerdo a la Resolución 64/292 que promulgó en el 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Y ahora ¿Tú aún quieres que el agua se privatice? 


[1] Perú: El Derecho Constitucional al Agua Potable Vs. Liberta de empresa.
[2] Censos Nacionales 2007: XI de Población y VI de Vivienda/ Vivienda/ N° 9: Viviendas particulares con ocupantes presentes por tipo de abastecimiento de agua. INEI: Lima 2007.
[3] Perspectivas del Medio ambiente urbano, Geo Lima y Callao. PNUMA.Lima 2009. Pag.98-100
[4] Perú, Mapa Déficit de agua y saneamiento básico a nivel distrital 2007, INEI. Lima 2008. Pag. 25
[5] Ídem
[6] Ídem, Pág. 22.